18/4/2014

Hay que ver

Hay que ver lo tantísimo que necesité antaño de este lugar y lo poco que lo frecuento desde hace un año y medio pasado. Supongo que debe ser que comprendo que mi lugar en el mundo está ahora no aquí, debatiendo y litigando con  lectores y amigos, sino disfrutando con los alucinantes descubrimientos que continuamente sorprenden al renacuajo de la casa. No es que no tenga cosas que decir. Tampoco que me mi amor por el blog esté sucumbiendo a la rutina. Sencillamente creo que mi unopuntocerismo, por una vez al menos, ha derrotado al dospuntocerismo que durante estos últimos años se erigió en estandarte de un servidor. Y para muestra un botón;



¿Lo comprenden ahora?

23/3/2014

La desazón de los debates televisivos

La confusión y la tergiversación de los hechos suelen ser los dos pilares sobre los que se sustentan los gallineros políticos a los que últimamente las televisiones nos tienen acostumbrados los fines de semana. Programas enteros capitalizados por panfleterismos desvergonzados que orgullosamente reniegan de la verdad en busca de un aplauso maquillado que les de rédito en sus egos dospuntoceristas. Voceros sin excusa de una forma de ver y entender el mundo que mana de la propia política que deploran, pero de la que se aprovechan para alimentar su aura populista. Maestros del rodeo para abordar cualquier tema con la técnica del despiste aseverativo consistente en sacar temas ajenos al debatido para ganarse un aplauso pactado de un público figurante que no hace más que responder a los carteles de 'silencio' o 'aplauso' que el regidor de turno planta frente a sus narices.

No hay nada mentalmente más nocivo para cualquier ciudadano que tomar la santa determinación de aposentarse en el sofá para ser testigo del desarrollo de uno de estos programas intentando sacar conclusiones sensatas de una oligarquía de opiniones plasmadas en gritos, rebuznos y memeces varias. No existe forma más rápida y eficaz de eliminar cualquier atisbo de esperanza en la posibilidad de regeneración política de un país que aquella en la que se incluye la necesidad de escuchar a necios para formar opiniones propias.

Intentar sacar conclusiones válidas, razonadas y moderadas de un debate de los de esta calaña es, además de improbable, imposible. Confiar en que alguna vez esto cambiará...inocente.


21/3/2014

El festín de las alabanzas

Ha llegado la hora de la pose, la foto fija que tanto anhelan nuestros políticos, del buenismo desmesurado que convierte a personas que simplemente cumplieron con su deber, en guardianes perpetuos de un bien universal convertido en deuda que nunca seremos capaces de saldar. La hora en la que inclusive los enemigos de antaño proclaman alabanzas hacia quienes en vida únicamente dedicaron bilis, veneno y rabia. En los que el perfil de todos queda retratado en multitud de entrevistas tendentes a apuntarse el tanto de una supuesta confianza que la otra parte es incapaz de confirmar.

Es curioso ver cuanto cínico se suma al festín de las alabanzas. Cómo, pasmados, ven pasar de largo el tren de su momento en disputas inútiles. Cómo, en días como éste, pierden el tiempo rememorando un pasado que no arregla el hoy. Cómo, para los políticos de hoy, las lecciones del pasado no son más que papel mojado en la memoria. La memoria de todos. La memoria de Adolfo.

16/3/2014

No es sencillo ser demócrata en estos tiempos de consultas y referéndums...


Al parecer y siempre según las últimas noticias, tan sólo el siete por ciento de los ciudadanos de Crimea está optando por la restauración de la Constitución de 1992 y continuar siendo Ucranianos. El resto, un noventa y tres por ciento, parece que ha decidido ser Ruso. Mirando un poco más hacia occidente, encontramos dos regiones más que se debaten entre la secesión y la opción de redefinir los lazos que las unen a los países a los que pertenecen en estos momentos. Al mismo tiempo todas se distancian las unas de las otras evitando similitudes que las puedan perjudicar en sus pretensiones. Y aún así, las tres consultas dejan un regusto amargo en todo convencido demócrata que se precie.

Leía hace un rato en un tuit que ya no he conseguido recuperar, algo así como que todos los referendums que nos parecen ilegales son precisamente los que tienen más probabilidades de obtener un resultado contrario a nuestros intereses. Era el tuit un resumen magistral de las frustraciones a las que, en estos tiempos de consultas y referendums, se debe enfrentar todo buen demócrata que se precie. Una especie de opa hostil contra uno mismo que todos deberíamos realizarnos para descubrir hasta qué punto somos capaces de razonar las consignas que tan alegremente proclamamos cuando creemos que alguien nos escucha.

En un mundo en el que la democracia se escribe en mayúsculas, donde la ciudadanía participa directamente de la política, en la que la voz del pueblo puede ser escuchada en una urna, ¿Con qué autoridad moral se puede denegar una consulta?¿Y cómo justificar dicha negación ante un más que probable resultado contrario a nuestros intereses? En un mundo en el que el relativismo es funcional y suele estar orientado según el viento predominante del momento, oponerse a preguntar y aceptar su resultado pueden ser las opciones que maneje un mismo partido en función de por donde vea que le caen los tiros. Da igual sin uno es contrario o no a una consulta, siempre hay tiempo para recular y optar por el camino contrario.

Para un demócrata convencido es un poco más complicado. El laberinto jurisdiccional al que los políticos dirigen sus proclamas choca directamente con la simplicidad de una pregunta, ¿qué va antes, el deseo del pueblo o la ley que conforma su ordenamiento jurídico? Tanto los que proclaman el dominio de lo primero, como los que hacen lo propio con lo segundo, tienden a enzarzarse en guerras dialécticas sin fin. Conversaciones de besugos que no hacen más que fortalecer a los partidos políticos que instigan esas luchas ciudadanas y que han encontrado en las Redes Sociales un caldo de cultivo primigenio inigualable para expandir sus diatribas a una velocidad de vértigo.

Ante un referéndum que se propone fuera de la ley pero que acaba en un resultado como el Crimeano poco o nada puede hacer un ciudadano que ama la democracia. Tanto estar a favor de éste como en contra, traiciona alguno de sus principios elementales. Pero no es este un problema del ciudadano que se ve arrojado a los brazos de este dilema democrático, sino más bien de los políticos que cegados por el poder arrastran a sus compatriotas a encrucijadas que difícilmente pueden tener una salida democrática al uso.

Con toda la sabiduría que la humanidad ha atesorado a lo largo de los milenios que ha permanecido sobre la faz de la tierra, aún no ha sido capaz de responderse a la pregunta de qué fue primero, si el huevo o la gallina. Con una consulta formulada de forma ilegal pero que acabara con una victoria aplastante en favor de la independencia pasaría lo mismo. ¿Qué sería más democrático, aceptar el resultado u obviarlo por no ser conforme a la ley?

Piénsenlo. No es sencillo ser demócrata en estos tiempos de consultas y referéndums...

8/3/2014

En un mundo ideal

Con el paso de los años, los partidos políticos han aprendido a jugar con la memoria de pez de los ciudadanos. Con ello han conseguido sacar rédito de los errores de sus contrarios. Han descubierto asombrados que pueden presentarse como solución, aún cuando ellos han podido ser parte del problema original. Han exhibido de manera insultante una inexistente capacidad para la regeneración programática, social y humana, que los ha anclado en un punto indeterminado de la deyección humana. Han convertido algo hermoso y eficaz como lo es la democracia en un cortijo a turnos rodeado de vayas pensadas más para evitar que se salga del cercado que para impedir que se entre en él.

En un mundo ideal imaginado por los actuales políticos, tanto la salida de la crisis como el hundimiento en una continuación asfixiante de la que ya padecemos, darían como resultado su propia perpetuación en el poder. Unos y otros desde siempre se han turnado para gobernarnos. Y aunque haya podido parecer que han buscado la destrucción de sus oponentes con sus acusaciones de corrupción, lo cierto que se han perdonado siempre la vida en el último suspiro. Se han dejado a propósito vías de escape desde las cuales permitir que el partido que había hincado al rodilla en el suelo cogiera el suficiente aire para recuperarse del golpe a tiempo. Han propiciado las bocanadas de aire mutuas necesarias para asegurarse la alternancia.

Tal vez en ese mentado mundo ideal la jugada les saliera tal cual creen. Pero me temo que aún no son capaces de vislumbrar el terremoto democrático que se les avecina. Creo que aún no aceptan que las mayorías consolidadas de las que han disfrutado durante estos años se han hecho añicos con esta última crisis. Que la llegada de las nuevas tecnologías, el acceso ilimitado a la información o la eclosión de las Redes Sociales y la forma en la que éstas han permitido que los ciudadanos interactúen entre ellos, han cambiado radicalmente el presente que aún creen pasado.

En el mundo ideal en el que viven los políticos de hoy en día, la salida de la crisis daría como vencedor a Mariano, del mismo modo en que el alargamiento de la asfixia económica convergería para que Alfredo sucediera al primero. En mi opinión, debido al descrédito al que a diario la sociedad de la información y la tecnología  los someten, dudo que cualquiera de los dos pueda declararse vencedor de nada que no sea el más estruendoso de los descalabros políticos de los que la historia ha sido testigo.
 
© Copyright 2035 ElMosquitero.com
Theme by Yusuf Fikri